Nuevas recetas

Principales consejos de coctelería en casa

Principales consejos de coctelería en casa



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Utilice siempre hielo fresco y en abundancia.

No tenga vergüenza de la cantidad de hielo que pone en su coctelera o vaso mezclador; desea enfriar la bebida lo más rápido posible.

Diapositivas: Recetas de bebidas refrescantes

Nunca intente sacar jugo de los cítricos fríos.

Producirá hasta un tercio menos de líquido que la fruta a temperatura ambiente y requerirá más esfuerzo. Deje que los cítricos se asienten a temperatura ambiente o tome frutas frías y sumérjalas en agua muy caliente durante cinco minutos antes de exprimirlas. Los jugos son mejores el día en que se exprimen, pero los jugos de naranja y toronja se pueden refrigerar durante la noche.

Diapositivas: Recetas De Cóctel

Las bebidas preparadas con jugos o claras de huevo requieren una fuerte agitación.

No agite un cóctel a medias durante tres segundos: agite vigorosamente durante al menos 10 segundos para que las bebidas estén debidamente espumosas. Agitas una bebida para despertarlo, no para dormirlo. Para hacer bebidas batidas dos veces extra aireado, retire el resorte semicircular de su Colador Hawthorne y agréguelo a la coctelera con los ingredientes antes del primer batido. Retire el resorte antes de agregar hielo (podría quedar atrapado en la bobina).

Diapositivas: Hermosos cócteles

Siempre refrigere el vermut, el jerez y otros vinos fortificados.

Los vinos enriquecidos que se dejan a temperatura ambiente pueden estropearse. Compre las botellas más pequeñas que necesite: la mayoría de los vermuts vienen en versiones de 375 ml (que no monopolizarán su refrigerador) además de los tamaños más grandes de 750 ml y litros.

Diapositivas: Excelentes recetas de martini

Enfríe las bebidas y los ponches de la jarra con un gran bloque de hielo.

Los cubitos de hielo pequeños se derretirán demasiado rápido y diluirán la bebida. Los cocteleros ambiciosos también deben invertir en una coctelera grande (59 onzas) (disponible en martinimartini.com) para que puedan agitar grandes cantidades de bebidas como margaritas para las fiestas.

Diapositivas: Golpes de fiesta fabulosos

Revuelva, no agite, los cócteles que se ven mejor cuando están claros.

Las bebidas que se deben revolver son las que se preparan solo con bebidas espirituosas, licores, amargos y / o jarabes. El objetivo es enfriar y diluir la bebida con la menor agitación posible para evitar la creación de burbujas de aire que puedan enturbiar el líquido. Para perfeccionar su técnica, practique revolviendo en un vaso mezclador vacío con una cuchara de cóctel o un palillo.

Diapositivas: Cócteles Clásicos


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que entiendas los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrás usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que resulta en menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Condimentar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. Esto te ayudará a lograr una corteza marrón dorada con sabor a umami en el exterior. No mueva sus proteínas en la sartén antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollar esa corteza (conocida como reacción de Maillard o pardeamiento), de lo contrario, no se desarrollará. Cuando la comida termine de cocinarse, debería soltarse fácilmente de la sartén y no se pegará.

10. Deje reposar la carne antes de cortarla o servirla. ¡Se paciente! Dejar reposar la carne antes de rebanar o cortar permite que los jugos se redistribuyan y se reabsorban, manteniendo la carne jugosa. Si lo corta de inmediato, los jugos se filtrarán de la carne y se puede secar. La comida continúa cocinándose incluso cuando se retira del fuego, así que tenga en cuenta que cuando la deje reposar seguirá cocinándose.

11. Guarde el agua de la pasta para usar en la salsa. Antes de escurrir la pasta, siempre reservo alrededor de una taza del agua de cocción de la pasta con almidón. Agregar un poco al plato más tarde crea una salsa sedosa y une la salsa a la pasta. Es especialmente importante en platos de pasta como cacio e pepe o bucatini all’amatriciana

12. Compre un termómetro para horno. La mayoría de los hornos están al menos a unos pocos grados de distancia, por lo que comprar un termómetro barato en Amazon le permitirá saber a qué temperatura realmente debe configurar su horno. Esto es grande si está horneando, unos pocos grados pueden marcar una gran diferencia.

13. ¡Guarde la grasa del tocino! Lo guardo en un frasco en el refrigerador y lo uso en lugar de mantequilla o grasa para todo, desde hacer tortillas hasta agregar sabor extra al asar verduras. También guardo mi grasa de pollo o schmaltz por las mismas razones.

14. ¡Salva tus huesos! Guarde los huesos sobrantes de los restos de carne y verduras para hacer caldo casero. Aquí tengo una receta clásica de caldo de pollo, pero puede usarla como guía y agregar los restos de verduras o huesos de carne o mariscos que pueda tener para diferentes tipos de caldos. Guarde las cáscaras de parmesano y agréguelas a su caldo o caldo para una adición sabrosa y cursi.

15. No todos los aceites son iguales. Los diferentes aceites tienen diferentes sabores y varios puntos de humo. El "punto de humo" se refiere a la temperatura a la que el aceite comienza a descomponerse y comienza a humear. Los aceites prensados ​​fragantes, como el aceite de oliva, tienen un punto de humo más bajo y son mejores para usar en salteados cocidos rápidos, crudos o en aderezos para ensaladas, mientras que los aceites de sabor neutro como el aceite de canola o de maní con puntos de humo altos son buenos para freír a alta temperatura.


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que entiendas los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrás usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que resulta en menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Sazonar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. Esto te ayudará a lograr una corteza marrón dorada con sabor a umami en el exterior. No mueva sus proteínas en la sartén antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollar esa corteza (conocida como reacción de Maillard o pardeamiento), de lo contrario, no se desarrollará. Cuando la comida termine de cocinarse, debería soltarse fácilmente de la sartén y no se pegará.

10. Deje reposar la carne antes de cortarla o servirla. ¡Se paciente! Dejar reposar la carne antes de rebanar o cortar permite que los jugos se redistribuyan y se reabsorban, manteniendo la carne jugosa. Si lo corta de inmediato, los jugos se filtrarán de la carne y se puede secar. La comida continúa cocinándose incluso cuando se retira del fuego, así que tenga en cuenta que cuando la deje reposar seguirá cocinándose.

11. Guarde el agua de la pasta para usar en la salsa. Antes de escurrir la pasta, siempre reservo alrededor de una taza del agua de cocción de la pasta con almidón. Agregar un poco al plato más tarde crea una salsa sedosa y une la salsa a la pasta. Es especialmente importante en platos de pasta como cacio e pepe o bucatini all’amatriciana

12. Compre un termómetro para horno. La mayoría de los hornos están al menos a unos pocos grados de distancia, por lo que comprar un termómetro barato en Amazon le permitirá saber a qué temperatura realmente debe configurar su horno. Esto es grande si está horneando, unos pocos grados pueden marcar una gran diferencia.

13. ¡Guarde la grasa del tocino! Lo guardo en un frasco en el refrigerador y lo uso en lugar de mantequilla o grasa para todo, desde hacer tortillas hasta agregar sabor extra al asar verduras. También guardo mi grasa de pollo o schmaltz por las mismas razones.

14. ¡Salva tus huesos! Guarde los huesos sobrantes de los restos de carne y verduras para hacer caldo casero. Aquí tengo una receta clásica de caldo de pollo, pero puede usarla como guía y agregar los restos de verduras o huesos de carne o mariscos que pueda tener para diferentes tipos de caldos. Guarde las cáscaras de parmesano y agréguelas a su caldo o caldo para una adición sabrosa y cursi.

15. No todos los aceites son iguales. Los diferentes aceites tienen diferentes sabores y varios puntos de humo. El "punto de humo" se refiere a la temperatura a la que el aceite comienza a descomponerse y comienza a humear. Los aceites prensados ​​fragantes, como el aceite de oliva, tienen un punto de humo más bajo y son mejores para usar en salteados cocidos rápidos, crudos o en aderezos para ensaladas, mientras que los aceites de sabor neutro como el aceite de canola o de maní con puntos de humo altos son buenos para freír a alta temperatura.


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que comprenda los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrá usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que dará como resultado menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Sazonar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. Esto te ayudará a lograr una corteza marrón dorada con sabor a umami en el exterior. No mueva sus proteínas en la sartén antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollar esa corteza (conocida como reacción de Maillard o pardeamiento), de lo contrario, no se desarrollará. Cuando la comida termine de cocinarse, debería soltarse fácilmente de la sartén y no se pegará.

10. Deje reposar la carne antes de cortarla o servirla. ¡Se paciente! Dejar reposar la carne antes de rebanar o cortar permite que los jugos se redistribuyan y se reabsorban, manteniendo la carne jugosa. Si lo corta de inmediato, los jugos se filtrarán de la carne y se puede secar. La comida continúa cocinándose incluso cuando se retira del fuego, así que tenga en cuenta que cuando la deje reposar seguirá cocinándose.

11. Guarde el agua de la pasta para usar en la salsa. Antes de escurrir la pasta, siempre reservo alrededor de una taza del agua de cocción de la pasta con almidón. Agregar un poco al plato más tarde crea una salsa sedosa y une la salsa a la pasta. Es especialmente importante en platos de pasta como cacio e pepe o bucatini all’amatriciana

12. Compre un termómetro para horno. La mayoría de los hornos están al menos a unos pocos grados de distancia, por lo que comprar un termómetro barato en Amazon le permitirá saber a qué temperatura realmente debe configurar su horno. Esto es grande si está horneando, unos pocos grados pueden marcar una gran diferencia.

13. ¡Guarde la grasa del tocino! Lo guardo en un frasco en el refrigerador y lo uso en lugar de mantequilla o grasa para todo, desde hacer tortillas hasta agregar sabor extra al asar verduras. También guardo mi grasa de pollo o schmaltz por las mismas razones.

14. ¡Salva tus huesos! Guarde los huesos sobrantes de los restos de carne y verduras para hacer caldo casero. Aquí tengo una receta clásica de caldo de pollo, pero puede usarla como guía y agregar los restos de verduras o huesos de carne o mariscos que pueda tener para diferentes tipos de caldos. Guarde las cáscaras de parmesano y agréguelas a su caldo o caldo para una adición sabrosa y cursi.

15. No todos los aceites son iguales. Los diferentes aceites tienen diferentes sabores y varios puntos de humo. El "punto de humo" se refiere a la temperatura a la que el aceite comienza a descomponerse y comienza a humear. Los aceites prensados ​​fragantes, como el aceite de oliva, tienen un punto de humo más bajo y son mejores para usar en salteados cocidos rápidos, crudos o en aderezos para ensaladas, mientras que los aceites de sabor neutro como el aceite de canola o de maní con puntos de humo altos son buenos para freír a alta temperatura.


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que comprenda los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrá usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que resulta en menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Condimentar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. Esto te ayudará a lograr una corteza marrón dorada con sabor a umami en el exterior. No mueva sus proteínas en la sartén antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollar esa corteza (conocida como reacción de Maillard o pardeamiento), de lo contrario, no se desarrollará. Cuando la comida termine de cocinarse, debería soltarse fácilmente de la sartén y no se pegará.

10. Deje reposar la carne antes de cortarla o servirla. ¡Se paciente! Dejar reposar la carne antes de rebanar o cortar permite que los jugos se redistribuyan y se reabsorban, manteniendo la carne jugosa. Si lo corta de inmediato, los jugos se filtrarán de la carne y se puede secar. La comida continúa cocinándose incluso cuando se retira del fuego, así que tenga en cuenta que cuando la deje reposar seguirá cocinándose.

11. Guarde el agua de la pasta para usar en la salsa. Antes de escurrir la pasta, siempre reservo alrededor de una taza del agua de cocción de la pasta con almidón. Agregar un poco al plato más tarde crea una salsa sedosa y une la salsa a la pasta. Es especialmente importante en platos de pasta como cacio e pepe o bucatini all’amatriciana

12. Compre un termómetro para horno. La mayoría de los hornos están al menos a unos pocos grados de distancia, por lo que comprar un termómetro barato en Amazon le permitirá saber a qué temperatura realmente debe configurar su horno. Esto es grande si está horneando, unos pocos grados pueden marcar una gran diferencia.

13. ¡Guarde la grasa del tocino! Lo guardo en un frasco en el refrigerador y lo uso en lugar de mantequilla o grasa para todo, desde hacer tortillas hasta agregar sabor extra al asar verduras. También guardo mi grasa de pollo o schmaltz por las mismas razones.

14. ¡Salva tus huesos! Guarde los huesos sobrantes de los restos de carne y verduras para hacer caldo casero. Aquí tengo una receta clásica de caldo de pollo, pero puede usarla como guía y agregar los restos de verduras o huesos de carne o mariscos que pueda tener para diferentes tipos de caldos. Guarde las cáscaras de parmesano y agréguelas a su caldo o caldo para una adición sabrosa y cursi.

15. No todos los aceites son iguales. Los diferentes aceites tienen diferentes sabores y varios puntos de humo. El "punto de humo" se refiere a la temperatura a la que el aceite comienza a descomponerse y comienza a humear. Los aceites prensados ​​fragantes, como el aceite de oliva, tienen un punto de humo más bajo y son mejores para usar en salteados cocidos rápidos, crudos o en aderezos para ensaladas, mientras que los aceites de sabor neutro como el aceite de canola o de maní con puntos de humo altos son buenos para freír a alta temperatura.


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que comprenda los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrá usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que resulta en menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Sazonar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. Esto te ayudará a lograr una corteza marrón dorada con sabor a umami en el exterior. No mueva sus proteínas en la sartén antes de que hayan tenido la oportunidad de desarrollar esa corteza (conocida como reacción de Maillard o pardeamiento), de lo contrario, no se desarrollará. Cuando la comida termine de cocinarse, debería soltarse fácilmente de la sartén y no se pegará.

10. Deje reposar la carne antes de cortarla o servirla. ¡Se paciente! Dejar reposar la carne antes de rebanar o cortar permite que los jugos se redistribuyan y se reabsorban, manteniendo la carne jugosa. Si lo corta de inmediato, los jugos se filtrarán de la carne y se puede secar. La comida continúa cocinándose incluso cuando se retira del fuego, así que tenga en cuenta que cuando la deje reposar seguirá cocinándose.

11. Guarde el agua de la pasta para usar en la salsa. Antes de escurrir la pasta, siempre reservo alrededor de una taza del agua de cocción de la pasta con almidón. Agregar un poco al plato más tarde crea una salsa sedosa y une la salsa a la pasta. Es especialmente importante en platos de pasta como cacio e pepe o bucatini all’amatriciana

12. Compre un termómetro para horno. La mayoría de los hornos están al menos a unos pocos grados de distancia, por lo que comprar un termómetro barato en Amazon le permitirá saber a qué temperatura realmente debe configurar su horno. Esto es grande si está horneando, unos pocos grados pueden marcar una gran diferencia.

13. ¡Guarde la grasa del tocino! Lo guardo en un frasco en el refrigerador y lo uso en lugar de mantequilla o grasa para todo, desde hacer tortillas hasta agregar sabor extra al asar verduras. También guardo mi grasa de pollo o schmaltz por las mismas razones.

14. ¡Salva tus huesos! Guarde los huesos sobrantes de los restos de carne y verduras para hacer caldo casero. Aquí tengo una receta clásica de caldo de pollo, pero puede usarla como guía y agregar los restos de verduras o huesos de carne o mariscos que pueda tener para diferentes tipos de caldos. Guarde las cáscaras de parmesano y agréguelas a su caldo o caldo para una adición sabrosa y cursi.

15. No todos los aceites son iguales. Los diferentes aceites tienen diferentes sabores y varios puntos de humo. El "punto de humo" se refiere a la temperatura a la que el aceite comienza a descomponerse y comienza a humear. Los aceites prensados ​​fragantes, como el aceite de oliva, tienen un punto de humo más bajo y son mejores para usar en salteados cocidos rápidos, crudos o en aderezos para ensaladas, mientras que los aceites de sabor neutro como el aceite de canola o de maní con puntos de humo altos son buenos para freír a alta temperatura.


Los 15 mejores consejos para cocineros caseros

1. Lea una receta completa antes de comenzar. De esa forma, si hay algo que no comprende, puede preguntarlo o buscarlo. También es una buena forma de asegurarse de tener todos los ingredientes y el equipo que necesita. ¡Leerlo también te permitirá cocinar más rápido!

2. Mise en place. Francés para "todo en su lugar", significa que tiene todos sus ingredientes preparados y todo su equipo en su lugar antes de empezar a cocinar. Tener todo preparado y medido permitirá un proceso de cocción más rápido y menos estresante. Por ejemplo, si está haciendo una receta como arroz frito, sus ingredientes deben estar listos y frente a usted medidos, sus hierbas picadas, sus verduras en porciones y cortadas antes de encender la estufa.

3. Domina las técnicas, no las recetas. No me malinterpretes, Las recetas son geniales, pero una vez que comprenda los fundamentos de la cocina y cómo usar diferentes técnicas como recetas, será mucho más fácil y podrá usarlas más como una guía. Comprender las técnicas también le permitirá jugar con lo que tiene a mano y sustituir los ingredientes, lo que resulta en menos desperdicio de alimentos.

4. No le tema a la sal (o todos los condimentos y especias para el caso). Condimentar los componentes a medida que avanza en capas da como resultado sabores mucho más complejos y alimentos completamente condimentados. Si prueba y sazona su comida mientras cocina, en realidad terminará consumiendo menos en general.

5. ¡Use sal kosher! Omita la sal de mesa a favor de la sal marina o la sal kosher. Al cocinar, a menos que se indique lo contrario, utilizo sal kosher gruesa, ya que sabe mucho mejor que la sal de mesa yodada. Debido a que los gránulos de sal yodada son mucho más pequeños y se disuelven instantáneamente, a diferencia de los gránulos de sal kosher, terminas usando más. Guardo sal kosher para cocinar en un tazón pequeño al lado de mi estufa para facilitar el acceso.

6. Afila tus cuchillos con frecuencia. De hecho, es más peligroso cocinar con cuchillos sin filo. Los cuchillos afilados también le permiten picar, rebanar o cortar en dados sus ingredientes de manera más eficiente y sin usar tanta energía. El uso de un cuchillo afilado al cortar cebollas crea menos rotura de células, por lo tanto, menos gases que provocan lágrimas (y no es necesario comprar utensilios de cocina adicionales).

7. Tenga cuidado con las salpicaduras de aceite. Si fríe alimentos, use sartenes de fondo grueso que distribuyan el calor uniformemente con los lados altos, como una sartén de hierro fundido o un horno holandés. Asegúrese de secar los alimentos con palmaditas antes de freír para que el agua no reaccione con el aceite y provoque salpicaduras. ¡Nunca cocines desnudo!

8. No abarrotes una sartén. Cuando está cocinando en una sartén la mayor parte del tiempo, está buscando dorar o saltear la sobrepoblación de una sartén hará que lo que esté cocinando se cocine al vapor y no obtendrá una agradable corteza dorada, ya que en cambio se empapará.

9. Seque las proteínas antes de dorarlas. Use toallas de papel para secar la carne o los mariscos antes de dorarlos en una sartén. This will help you to achieve the umami-flavored, golden brown crust on the outside. Don’t move your proteins in the pan before they have had a chance to develop that crust (known as the Maillard or browning reaction) otherwise it won’t develop. When your food is done cooking it should easily release from the pan and won’t stick.

10. Let meat rest before slicing or serving. Be patient! Letting meat rest before slicing or cutting allows the juices to redistribute and be reabsorbed, keeping meat juicy. If you slice it right away the juices will seep out of the meat and it can become dry. Food continues to cook even when removed from heat so be aware that when you let it rest it will continue to cook.

11. Save your pasta water to use in the sauce. Before draining my pasta I always set aside about a cup of the starchy pasta cooking water. Adding some of it to the dish later makes for a silky sauce, and binds the sauce to the pasta. It’s especially important in pasta dishes like cacio e pepe or bucatini all’amatriciana

12. Buy an oven thermometer. Most ovens are at least a few degrees off so buying a cheap thermometer on Amazon will let you know what temperature you should really set your oven to. This is big if you’re baking, a few degrees can make a big difference.

13. Save your bacon fat! I keep it in a jar in the refrigerator and use it in place of butter or fat for everything from making tortillas to adding extra flavor when roasting vegetables. I also save my chicken fat or schmaltz for the same reasons.

14. Save your bones! Save leftover bones from meat and vegetable scraps for making homemade stock. I have a classic chicken stock recipe here but you can use it as a guide and add whatever vegetable scraps or meat or seafood bones you may have for different types of stocks. Save parmesan rinds and add them to your stock or broth for a cheesy flavorful addition.

15. Not all oils are created equal. Different oils have different flavors and various smoke points. The “smoke point” refers to the temperature at which oil begins to break down and starts smoking. Fragrant pressed oils, like olive oil, have a lower smoke point and are better for use in quick cooked sautés, raw or in salad dressings while neutral flavor oils like canola or peanut oil with high-smoke points are good for high temperature deep frying.


15 Top Tips for Home Cooks

1. Read an entire recipe though before starting. That way if there’s something you don’t understand you can ask or look it up. It’s also a good way to ensure you have all of the ingredients and equipment that you need. Reading it through will also allow you to cook faster!

2. Mise en place. French for “everything in its place”, means that you have all of your ingredients prepped and all your equipment in its place before you get cooking. Having everything prepped and measured will allow for a faster and less stressful cooking process. For example if you are making a recipe like fried rice, your ingredients should be ready and in front of you measured out, your herbs chopped, your vegetables portioned and cut before turning on the stove.

3. Master techniques not recipes. Don’t get me wrong, recipes are great, but once you understand the fundamentals of cooking and how to use different techniques as recipes will be much easier and you can use them more like a guide. Understanding techniques will also allow you to play around with what you have on hand and substitute ingredients resulting in less food waste.

4. Don’t be afraid of salt (or all seasonings and spices for that matter). Seasoning the components as you go in layers results in much more complex flavors and thoroughly seasoned food. If you taste and season your food as you cook, you actually end up using less overall.

5. Use kosher salt! Skip table salt in favor for sea salt or kosher salt. When cooking, unless otherwise noted, I use coarse kosher salt as it tastes way better than iodized table salt. Because iodized salt granules, are much smaller and dissolve instantly, as opposed to kosher salt granules, you end up using more. I keep kosher salt for cooking in a small bowl next to my stove for easy access.

6. Sharpen your knives frequently. It’s actually more dangerous to cook with dull knives. Sharp knives also allow you to chop, slice or dice your ingredients more efficiently and without using as much energy. Using a sharp knife when cutting onions creates less cell breakage, thus less tear-inducing gas (and no need to buy extra kitchen gadgets).

7. Beware of oil splatter. If frying food, use heavy-bottomed pans that distribute heat evenly with high sides like a cast iron pan or a Dutch oven. Make sure you pat foods dry before frying so water doesn’t react with the oil and cause splatter. Never cook naked!

8. Don’t overcrowd a pan. When you are cooking in a pan most of the time you are looking to sear or sauté overcrowding a pan will cause whatever you are cooking to steam and you won’t get a nice golden crust, as it will instead get soggy.

9. Dry your proteins before searing. Use paper towels to pat dry any meat or seafood before searing it in a pan. This will help you to achieve the umami-flavored, golden brown crust on the outside. Don’t move your proteins in the pan before they have had a chance to develop that crust (known as the Maillard or browning reaction) otherwise it won’t develop. When your food is done cooking it should easily release from the pan and won’t stick.

10. Let meat rest before slicing or serving. Be patient! Letting meat rest before slicing or cutting allows the juices to redistribute and be reabsorbed, keeping meat juicy. If you slice it right away the juices will seep out of the meat and it can become dry. Food continues to cook even when removed from heat so be aware that when you let it rest it will continue to cook.

11. Save your pasta water to use in the sauce. Before draining my pasta I always set aside about a cup of the starchy pasta cooking water. Adding some of it to the dish later makes for a silky sauce, and binds the sauce to the pasta. It’s especially important in pasta dishes like cacio e pepe or bucatini all’amatriciana

12. Buy an oven thermometer. Most ovens are at least a few degrees off so buying a cheap thermometer on Amazon will let you know what temperature you should really set your oven to. This is big if you’re baking, a few degrees can make a big difference.

13. Save your bacon fat! I keep it in a jar in the refrigerator and use it in place of butter or fat for everything from making tortillas to adding extra flavor when roasting vegetables. I also save my chicken fat or schmaltz for the same reasons.

14. Save your bones! Save leftover bones from meat and vegetable scraps for making homemade stock. I have a classic chicken stock recipe here but you can use it as a guide and add whatever vegetable scraps or meat or seafood bones you may have for different types of stocks. Save parmesan rinds and add them to your stock or broth for a cheesy flavorful addition.

15. Not all oils are created equal. Different oils have different flavors and various smoke points. The “smoke point” refers to the temperature at which oil begins to break down and starts smoking. Fragrant pressed oils, like olive oil, have a lower smoke point and are better for use in quick cooked sautés, raw or in salad dressings while neutral flavor oils like canola or peanut oil with high-smoke points are good for high temperature deep frying.


15 Top Tips for Home Cooks

1. Read an entire recipe though before starting. That way if there’s something you don’t understand you can ask or look it up. It’s also a good way to ensure you have all of the ingredients and equipment that you need. Reading it through will also allow you to cook faster!

2. Mise en place. French for “everything in its place”, means that you have all of your ingredients prepped and all your equipment in its place before you get cooking. Having everything prepped and measured will allow for a faster and less stressful cooking process. For example if you are making a recipe like fried rice, your ingredients should be ready and in front of you measured out, your herbs chopped, your vegetables portioned and cut before turning on the stove.

3. Master techniques not recipes. Don’t get me wrong, recipes are great, but once you understand the fundamentals of cooking and how to use different techniques as recipes will be much easier and you can use them more like a guide. Understanding techniques will also allow you to play around with what you have on hand and substitute ingredients resulting in less food waste.

4. Don’t be afraid of salt (or all seasonings and spices for that matter). Seasoning the components as you go in layers results in much more complex flavors and thoroughly seasoned food. If you taste and season your food as you cook, you actually end up using less overall.

5. Use kosher salt! Skip table salt in favor for sea salt or kosher salt. When cooking, unless otherwise noted, I use coarse kosher salt as it tastes way better than iodized table salt. Because iodized salt granules, are much smaller and dissolve instantly, as opposed to kosher salt granules, you end up using more. I keep kosher salt for cooking in a small bowl next to my stove for easy access.

6. Sharpen your knives frequently. It’s actually more dangerous to cook with dull knives. Sharp knives also allow you to chop, slice or dice your ingredients more efficiently and without using as much energy. Using a sharp knife when cutting onions creates less cell breakage, thus less tear-inducing gas (and no need to buy extra kitchen gadgets).

7. Beware of oil splatter. If frying food, use heavy-bottomed pans that distribute heat evenly with high sides like a cast iron pan or a Dutch oven. Make sure you pat foods dry before frying so water doesn’t react with the oil and cause splatter. Never cook naked!

8. Don’t overcrowd a pan. When you are cooking in a pan most of the time you are looking to sear or sauté overcrowding a pan will cause whatever you are cooking to steam and you won’t get a nice golden crust, as it will instead get soggy.

9. Dry your proteins before searing. Use paper towels to pat dry any meat or seafood before searing it in a pan. This will help you to achieve the umami-flavored, golden brown crust on the outside. Don’t move your proteins in the pan before they have had a chance to develop that crust (known as the Maillard or browning reaction) otherwise it won’t develop. When your food is done cooking it should easily release from the pan and won’t stick.

10. Let meat rest before slicing or serving. Be patient! Letting meat rest before slicing or cutting allows the juices to redistribute and be reabsorbed, keeping meat juicy. If you slice it right away the juices will seep out of the meat and it can become dry. Food continues to cook even when removed from heat so be aware that when you let it rest it will continue to cook.

11. Save your pasta water to use in the sauce. Before draining my pasta I always set aside about a cup of the starchy pasta cooking water. Adding some of it to the dish later makes for a silky sauce, and binds the sauce to the pasta. It’s especially important in pasta dishes like cacio e pepe or bucatini all’amatriciana

12. Buy an oven thermometer. Most ovens are at least a few degrees off so buying a cheap thermometer on Amazon will let you know what temperature you should really set your oven to. This is big if you’re baking, a few degrees can make a big difference.

13. Save your bacon fat! I keep it in a jar in the refrigerator and use it in place of butter or fat for everything from making tortillas to adding extra flavor when roasting vegetables. I also save my chicken fat or schmaltz for the same reasons.

14. Save your bones! Save leftover bones from meat and vegetable scraps for making homemade stock. I have a classic chicken stock recipe here but you can use it as a guide and add whatever vegetable scraps or meat or seafood bones you may have for different types of stocks. Save parmesan rinds and add them to your stock or broth for a cheesy flavorful addition.

15. Not all oils are created equal. Different oils have different flavors and various smoke points. The “smoke point” refers to the temperature at which oil begins to break down and starts smoking. Fragrant pressed oils, like olive oil, have a lower smoke point and are better for use in quick cooked sautés, raw or in salad dressings while neutral flavor oils like canola or peanut oil with high-smoke points are good for high temperature deep frying.


15 Top Tips for Home Cooks

1. Read an entire recipe though before starting. That way if there’s something you don’t understand you can ask or look it up. It’s also a good way to ensure you have all of the ingredients and equipment that you need. Reading it through will also allow you to cook faster!

2. Mise en place. French for “everything in its place”, means that you have all of your ingredients prepped and all your equipment in its place before you get cooking. Having everything prepped and measured will allow for a faster and less stressful cooking process. For example if you are making a recipe like fried rice, your ingredients should be ready and in front of you measured out, your herbs chopped, your vegetables portioned and cut before turning on the stove.

3. Master techniques not recipes. Don’t get me wrong, recipes are great, but once you understand the fundamentals of cooking and how to use different techniques as recipes will be much easier and you can use them more like a guide. Understanding techniques will also allow you to play around with what you have on hand and substitute ingredients resulting in less food waste.

4. Don’t be afraid of salt (or all seasonings and spices for that matter). Seasoning the components as you go in layers results in much more complex flavors and thoroughly seasoned food. If you taste and season your food as you cook, you actually end up using less overall.

5. Use kosher salt! Skip table salt in favor for sea salt or kosher salt. When cooking, unless otherwise noted, I use coarse kosher salt as it tastes way better than iodized table salt. Because iodized salt granules, are much smaller and dissolve instantly, as opposed to kosher salt granules, you end up using more. I keep kosher salt for cooking in a small bowl next to my stove for easy access.

6. Sharpen your knives frequently. It’s actually more dangerous to cook with dull knives. Sharp knives also allow you to chop, slice or dice your ingredients more efficiently and without using as much energy. Using a sharp knife when cutting onions creates less cell breakage, thus less tear-inducing gas (and no need to buy extra kitchen gadgets).

7. Beware of oil splatter. If frying food, use heavy-bottomed pans that distribute heat evenly with high sides like a cast iron pan or a Dutch oven. Make sure you pat foods dry before frying so water doesn’t react with the oil and cause splatter. Never cook naked!

8. Don’t overcrowd a pan. When you are cooking in a pan most of the time you are looking to sear or sauté overcrowding a pan will cause whatever you are cooking to steam and you won’t get a nice golden crust, as it will instead get soggy.

9. Dry your proteins before searing. Use paper towels to pat dry any meat or seafood before searing it in a pan. This will help you to achieve the umami-flavored, golden brown crust on the outside. Don’t move your proteins in the pan before they have had a chance to develop that crust (known as the Maillard or browning reaction) otherwise it won’t develop. When your food is done cooking it should easily release from the pan and won’t stick.

10. Let meat rest before slicing or serving. Be patient! Letting meat rest before slicing or cutting allows the juices to redistribute and be reabsorbed, keeping meat juicy. If you slice it right away the juices will seep out of the meat and it can become dry. Food continues to cook even when removed from heat so be aware that when you let it rest it will continue to cook.

11. Save your pasta water to use in the sauce. Before draining my pasta I always set aside about a cup of the starchy pasta cooking water. Adding some of it to the dish later makes for a silky sauce, and binds the sauce to the pasta. It’s especially important in pasta dishes like cacio e pepe or bucatini all’amatriciana

12. Buy an oven thermometer. Most ovens are at least a few degrees off so buying a cheap thermometer on Amazon will let you know what temperature you should really set your oven to. This is big if you’re baking, a few degrees can make a big difference.

13. Save your bacon fat! I keep it in a jar in the refrigerator and use it in place of butter or fat for everything from making tortillas to adding extra flavor when roasting vegetables. I also save my chicken fat or schmaltz for the same reasons.

14. Save your bones! Save leftover bones from meat and vegetable scraps for making homemade stock. I have a classic chicken stock recipe here but you can use it as a guide and add whatever vegetable scraps or meat or seafood bones you may have for different types of stocks. Save parmesan rinds and add them to your stock or broth for a cheesy flavorful addition.

15. Not all oils are created equal. Different oils have different flavors and various smoke points. The “smoke point” refers to the temperature at which oil begins to break down and starts smoking. Fragrant pressed oils, like olive oil, have a lower smoke point and are better for use in quick cooked sautés, raw or in salad dressings while neutral flavor oils like canola or peanut oil with high-smoke points are good for high temperature deep frying.


15 Top Tips for Home Cooks

1. Read an entire recipe though before starting. That way if there’s something you don’t understand you can ask or look it up. It’s also a good way to ensure you have all of the ingredients and equipment that you need. Reading it through will also allow you to cook faster!

2. Mise en place. French for “everything in its place”, means that you have all of your ingredients prepped and all your equipment in its place before you get cooking. Having everything prepped and measured will allow for a faster and less stressful cooking process. For example if you are making a recipe like fried rice, your ingredients should be ready and in front of you measured out, your herbs chopped, your vegetables portioned and cut before turning on the stove.

3. Master techniques not recipes. Don’t get me wrong, recipes are great, but once you understand the fundamentals of cooking and how to use different techniques as recipes will be much easier and you can use them more like a guide. Understanding techniques will also allow you to play around with what you have on hand and substitute ingredients resulting in less food waste.

4. Don’t be afraid of salt (or all seasonings and spices for that matter). Seasoning the components as you go in layers results in much more complex flavors and thoroughly seasoned food. If you taste and season your food as you cook, you actually end up using less overall.

5. Use kosher salt! Skip table salt in favor for sea salt or kosher salt. When cooking, unless otherwise noted, I use coarse kosher salt as it tastes way better than iodized table salt. Because iodized salt granules, are much smaller and dissolve instantly, as opposed to kosher salt granules, you end up using more. I keep kosher salt for cooking in a small bowl next to my stove for easy access.

6. Sharpen your knives frequently. It’s actually more dangerous to cook with dull knives. Sharp knives also allow you to chop, slice or dice your ingredients more efficiently and without using as much energy. Using a sharp knife when cutting onions creates less cell breakage, thus less tear-inducing gas (and no need to buy extra kitchen gadgets).

7. Beware of oil splatter. If frying food, use heavy-bottomed pans that distribute heat evenly with high sides like a cast iron pan or a Dutch oven. Make sure you pat foods dry before frying so water doesn’t react with the oil and cause splatter. Never cook naked!

8. Don’t overcrowd a pan. When you are cooking in a pan most of the time you are looking to sear or sauté overcrowding a pan will cause whatever you are cooking to steam and you won’t get a nice golden crust, as it will instead get soggy.

9. Dry your proteins before searing. Use paper towels to pat dry any meat or seafood before searing it in a pan. This will help you to achieve the umami-flavored, golden brown crust on the outside. Don’t move your proteins in the pan before they have had a chance to develop that crust (known as the Maillard or browning reaction) otherwise it won’t develop. When your food is done cooking it should easily release from the pan and won’t stick.

10. Let meat rest before slicing or serving. Be patient! Letting meat rest before slicing or cutting allows the juices to redistribute and be reabsorbed, keeping meat juicy. If you slice it right away the juices will seep out of the meat and it can become dry. Food continues to cook even when removed from heat so be aware that when you let it rest it will continue to cook.

11. Save your pasta water to use in the sauce. Before draining my pasta I always set aside about a cup of the starchy pasta cooking water. Adding some of it to the dish later makes for a silky sauce, and binds the sauce to the pasta. It’s especially important in pasta dishes like cacio e pepe or bucatini all’amatriciana

12. Buy an oven thermometer. Most ovens are at least a few degrees off so buying a cheap thermometer on Amazon will let you know what temperature you should really set your oven to. This is big if you’re baking, a few degrees can make a big difference.

13. Save your bacon fat! I keep it in a jar in the refrigerator and use it in place of butter or fat for everything from making tortillas to adding extra flavor when roasting vegetables. I also save my chicken fat or schmaltz for the same reasons.

14. Save your bones! Save leftover bones from meat and vegetable scraps for making homemade stock. I have a classic chicken stock recipe here but you can use it as a guide and add whatever vegetable scraps or meat or seafood bones you may have for different types of stocks. Save parmesan rinds and add them to your stock or broth for a cheesy flavorful addition.

15. Not all oils are created equal. Different oils have different flavors and various smoke points. The “smoke point” refers to the temperature at which oil begins to break down and starts smoking. Fragrant pressed oils, like olive oil, have a lower smoke point and are better for use in quick cooked sautés, raw or in salad dressings while neutral flavor oils like canola or peanut oil with high-smoke points are good for high temperature deep frying.